Regresar

KLARICID®
  • PRESENTACIÓN

  • PRINCIPIO ACTIVO

  • REGISTRO INVIMA

  • PROPIEDADES FARMACODINÁMICAS

  • INDICACIONES

  • CONTRAINDICACIÓN

  • DOSIFICACIÓN

  • EMBARAZO Y LACTANCIA

  • REACCIONES ADVERSAS

  • ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES.

  • INTERACCIONES

KLARICID®

KLARICID® UD: Caja x 10 tabletas.

KLARICID® 500 mg: Caja x 10 o 30 tabletas de liberación prolongada. 

KLARICID® 250 mg/5 mL: Frasco x 50mL o 100mL.

KLARICID® 125 mg/5 mL: Frasco x 50mL.

KLARICID®

KLARICID® 500 mg y UD: Cada tableta contine 500 mg de claritromicina

KLARICID® 250 mg/5 mL: Cada 5 mL de suspensión contine 250 mg de claritromicina.

KLARICID® 125 mg/5 mL: Cada 5 mL de suspensión contine 125 mg de claritromicina.

KLARICID®

KLARICID® UD: Reg San. INVIMA 2016M-0016909

KLARICID® 500 mg: Reg San. INVIMA 2022M-0005143-R2

KLARICID® 250 mg/5 mL: Reg. San. INVIMA 2021M-001008-R3

KLARICID® 125 mg/5 mL: Reg. San. INVIMA 2020M-0019918

KLARICID®

Grupo farmacoterapéutico: antibacteriano para uso sistémico, macrólido.

Código ATC: J01FA09

Claritromicina es un antibiótico macrólido semisintético obtenido mediante la sustitución de un grupo CH3O por el grupo hidroxilo (OH) en la posición 6 del anillo lactónico de eritromicina. Específicamente, claritromicina es 6-O-metil-eritromicina A. El polvo antibiótico blanco a blanquecino es amargo, prácticamente inodoro, esencialmente insoluble en agua y ligeramente soluble en etanol, metanol y acetonitrilo. Su peso molecular es 747,96.

Microbiología: Claritromicina ejerce su acción antibacteriana uniéndose a las subunidades ribosómicas 5OS de bacterias sensibles y suprimiendo la síntesis de proteínas. Claritromicina ha demostrado una excelente actividad in vitro contra cepas estándar de bacterias y aislados clínicos. Es altamente potente contra una amplia variedad de microorganismos grampositivos y gramnegativos aerobios y anaerobios. La concentración inhibitoria mínima (CIM) de claritromicina es generalmente una dilución log2 más potente que la CIM de eritromicina. Los datos in vitro también indican que claritromicina tiene una excelente actividad contra Legionella pneumophila y Mycoplasma pneumoniae. Es bactericida para Helicobacter pylori; esta actividad de claritromicina es mayor a pH neutro que a pH ácido. Los datos in vitro e in vivo muestran que este antibiótico tiene actividad contra especies de micobacterias clínicamente significativas. Los datos in vitro indican que las Enterobacteriaceae, las especies de pseudomonas y otros bacilos gramnegativos que no fermentan lactosa no son susceptibles a claritromicina. Claritromicina ha demostrado ser activa contra la mayoría de las cepas de los siguientes microorganismos, tanto in vitro como en las infecciones clínicas descritas en la sección 4.1.

Microorganismos Grampositivos Aerobios

Staphylococcus aureus

Streptococcus pneumoniae

Streptococcus pyogenes

Listeria monocytogenes

Microorganismos Gramnegativos Aerobios

Haemophilus influenzae

Haemophilus parainfluenzae

Moraxella catarrhalis

Neisseria gonorrhoeae

Legionella pneumophila

Otros Microorganismos

Mycoplasma pneumoniae

Chlamydia pneumoniae (TWAR)

Micobacterias

Mycobacterium leprae

Mycobacterium kansasii

Mycobacterium chelonae

Mycobacterium fortuitum

Complejo Mycobacterium avium (CMA) que consiste en: Mycobacterium avium

Mycobacterium Intracellulare

La producción de betalactamasa no debería tener ningún efecto sobre la actividad de claritromicina.

NOTA: la mayoría de las cepas de estafilococos resistentes a meticilina y a oxacilina son resistentes a claritromicina.

Helicobacter

Helicobacter pylori

En cultivos realizados antes del tratamiento, se aisló H. pylori y se determinó la CIM de claritromicina antes del tratamiento en 104 pacientes. De estos pacientes, cuatro presentaron cepas resistentes, dos presentaron cepas con sensibilidad intermedia, y 98 presentaron cepas sensibles. Los siguientes datos in vitro se encuentran disponibles, pero se desconoce su importancia clínica. Claritromicina exhibe actividad in vitro contra la mayoría de las cepas de los siguientes microorganismos; sin embargo, no se ha establecido la seguridad y efectividad de claritromicina en el tratamiento de infecciones clínicas debidas a estos microorganismos en ensayos clínicos adecuados y bien controlados.

Microorganismos Grampositivos Aerobios

Streptococcus agalactiae

Estreptococos (Grupos C, F, G)

Estreptococos del grupo viridans

Microorganismos Gramnegativos Aerobios

Bordetella pertussis

Pasteurella multocida

Microorganismos Grampositivos Anaerobios

Clostridium perfringens

Peptococcus niger

Propionibacterium acnes

Microorganismos Gramnegativos Anaerobios

Bacteroides melaninogenicus

Espiroquetas

Borrelia burgdorferi

Treponema pallidum

Campylobacter

Campylobacter jejuni

El principal metabolito de claritromicina en el hombre y otros primates es el metabolito microbiológicamente activo 14-OH-claritromicina. Este metabolito es tan activo o 1 a 2 veces menos activo que el compuesto original para la mayoría de microorganismos, a excepción de H. influenzae, contra el cual es el doble de activo. El compuesto original y el metabolito 14-OH ejercen un efecto aditivo o sinérgico sobre H. influenzae in vitro e in vivo, dependiendo de las cepas bacterianas. Se encontró que claritromicina era dos a diez veces más activa que eritromicina en varios modelos animales de infección experimentales. Se demostró, por ejemplo, que era más efectiva que eritromicina en la infección sistémica en ratón, el absceso subcutáneo en ratón y las infecciones de las vías respiratorias en ratón causadas por S. pneumoniae, S. aureus, S. pyogenes y H. influenzae. En conejillos de indias con infección por Legionella, este efecto fue más pronunciado; una dosis intraperitoneal de 1,6 mg/kg/día de claritromicina fue más efectiva que 50 mg/kg/día de eritromicina.

Pruebas de Sensibilidad: Los métodos cuantitativos que requieren la medición de los diámetros de la zona de inhibición proporcionan las estimaciones más precisas de la sensibilidad de las bacterias a los medicamentos antimicrobianos. Un procedimiento recomendado utiliza discos impregnados con 15 μg de claritromicina para evaluar la sensibilidad (prueba de difusión de Kirby Bauer); las interpretaciones correlacionan los diámetros de la zona de inhibición de esta prueba en discos con los valores de CIM de claritromicina. La CIM se determina mediante el método de dilución en caldo o agar. Con estos procedimientos, un resultado de laboratorio “susceptible” indica que es probable que el organismo infeccioso responda al tratamiento. Un resultado “resistente” indica que es probable que el organismo infeccioso no responda al tratamiento. Un resultado de “sensibilidad intermedia” sugiere que el efecto terapéutico del medicamento puede ser equívoco o que el organismo sería sensible si se utilizan dosis más altas (el resultado de sensibilidad intermedia también se conoce como moderadamente sensible). Ver la información específica del país o región relacionada con los rangos absolutos de los valores críticos para los resultados sensible, resistente y sensibilidad intermedia.

Estudios clínicos:

KLARICID® 500 mg

Helicobacter pylori está fuertemente asociado con la enfermedad de úlcera péptica. Del 90 al 100% de los pacientes con úlceras duodenales están infectados con este patógeno. Se ha demostrado que la erradicación de H. pylori reduce la tasa de recurrencia de úlcera duodenal, lo que reduce la necesidad de mantenimiento del tratamiento antisecretor.

Tratamiento Triple en la Enfermedad de Úlcera Duodenal: En un estudio doble ciego bien controlado, los pacientes con úlcera duodenal infectados por H. pylori recibieron tratamiento triple con 500 mg de claritromicina dos veces al día, 1000 mg de amoxicilina dos veces al día. y 20 mg de omeprazol una vez al día durante diez días, o tratamiento doble con 500 mg de claritromicina tres veces al día y 40 mg de omeprazol una vez al día durante 14 días. H. pylori se erradicó en el 90% de los pacientes que recibieron tratamiento triple con claritromicina y en el 60% de los pacientes que recibieron tratamiento doble. En un estudio independiente, los pacientes infectados por H. pylori recibieron tratamiento de erradicación con 500 mg de claritromicina dos veces al día junto con 1000 mg de amoxicilina dos veces al día y 20 mg de omeprazol una vez al día (Grupo A) o 20 mg omeprazol dos veces al día (Grupo B) durante siete días. En los pacientes sin tratamiento previo para H. pylori, H. pylori se erradicó en el 86% (IC de 95% = 69 a 95) de los pacientes del Grupo A y en el 75% (IC de 95% = 62 a 85) de los pacientes del Grupo B, la diferencia no fue estadísticamente significativa. En un estudio abierto, los pacientes infectados por H. pylori con úlcera duodenal o dispepsia no ulcerosa (DNU) recibieron tratamiento de erradicación con 500 mg de claritromicina dos veces al día, 30 mg de lansoprazol dos veces al día más 1000 mg de amoxicilina dos veces al día durante diez días. En un análisis de todos los pacientes tratados, H. pylori se erradicó en el 91% de los pacientes.

Tratamiento Doble en la Enfermedad de Úlcera Duodenal: En estudios doble ciegos bien controlados, los pacientes con úlcera duodenal infectados por H. pylori recibieron tratamiento de erradicación con 500 mg de claritromicina tres veces al día y 40 mg de omeprazol una vez al día durante 14 días, seguidos de 40 mg de omeprazol (Estudio A) o 20 mg omeprazol (Estudios B, C y D) una vez al día durante 14 días adicionales; los pacientes en cada grupo de control recibieron omeprazol solo durante 28 días. En el Estudio A, H. pylori se erradicó en más del 80% de los pacientes que recibieron claritromicina y omeprazol y únicamente en el 1% de los pacientes que recibieron omeprazol solo. En los Estudios B, C y D, la tasa de erradicación combinada fue mayor al 70% (análisis clínicamente evaluable) en los pacientes que recibieron claritromicina y omeprazol y menor al 1% en los pacientes que recibieron omeprazol solo. En cada estudio, la tasa de recurrencia de úlcera a los seis meses fue estadísticamente menor en los pacientes tratados con claritromicina y omeprazol en comparación con los pacientes que recibieron omeprazol solo. En un estudio ciego para los investigadores, los pacientes infectados por H. pylori recibieron tratamiento de erradicación con 500 mg de claritromicina tres veces al día y 60 mg/día de omeprazol en una sola dosis o en dosis divididas durante 14 días. La tasa de erradicación combinada fue mayor al 60%.

KLARICID® 250 mg/5 mL y 125mg mg/5 mL

Experiencia Clínica en Pacientes con Infecciones No Micobacterianas: En estudios clínicos, claritromicina a una dosis de 7,5 mg/kg dos veces al día, demostró ser segura y efectiva en el tratamiento de pacientes pediátricos con infecciones que requieren tratamiento antibiótico oral. Se ha evaluado en más de 1200 niños de entre seis meses y 12 años de edad, con otitis media, faringitis, infecciones de la piel e infecciones de las vías respiratorias bajas. En estos estudios, claritromicina a una dosis de 7,5 mg/kg dos veces al día, demostró eficacia clínica y bacteriológica comparable a la de los medicamentos de referencia, que incluían penicilina V, amoxicilina, amoxicilina/ácido clavulánico, eritromicina etilsuccinato, cefaclor y cefadroxilo.

Experiencia Clínica en Pacientes con Infecciones Micobacterianas: Un estudio preliminar en pacientes pediátricos (algunos VIH positivos) con infecciones micobacterianas demostró que claritromicina era un tratamiento seguro y efectivo cuando se administraba sola y en combinación con zidovudina o dideoxiinosina. La suspensión pediátrica de claritromicina se administró como 7,5, 15 o 30 mg/kg/día en dos dosis divididas. Se observaron algunos efectos estadísticamente significativos sobre los parámetros farmacocinéticos cuando se administró claritromicina con compuestos antirretrovirales; sin embargo, estos cambios fueron menores y es probable que no tengan importancia clínica. Claritromicina a dosis de hasta 30 mg/kg/día fue bien tolerada. Claritromicina fue efectiva en el tratamiento de las infecciones diseminadas producidas por el complejo M. avium en pacientes pediátricos con SIDA, algunos pacientes demostraron eficacia continua después de más de un año de tratamiento.

Propiedades Farmacocinéticas:

KLARICID® 500 mg

Absorción: La cinética de claritromicina administrada por vía oral se ha estudiado ampliamente en una serie de especies animales y humanos adultos. Estos estudios han demostrado que claritromicina se absorbe de manera fácil y rápida con una biodisponibilidad absoluta de aproximadamente el 50%. Se encontró poca o ninguna acumulación imprevista y la disposición metabólica no cambió en ninguna especie después de la administración de múltiples dosis. El consumo de alimentos inmediatamente antes de la administración aumenta la biodisponibilidad de claritromicina en una media del 25%. En general, este aumento es menor y debería tener poca importancia clínica con los regímenes posológicos recomendados. Por consiguiente, claritromicina podría administrarse con o sin alimentos.

Distribución, Biotransformación y Eliminación:

In vitro: Los estudios in vitro mostraron que claritromicina se une en promedio a aproximadamente el 70% de las proteínas plasmáticas humanas a concentraciones de 0,45 a 4,5 μg/ml. Una disminución al 41% en la unión a proteínas a una dosis de 45,0 μg/ml, sugirió que los sitios de unión podrían saturarse, pero esto ocurrió únicamente a concentraciones muy superiores a los niveles terapéuticos del medicamento.

In vivo: Los resultados de los estudios en animales mostraron que los niveles de claritromicina en todos los tejidos, excepto en el sistema nervioso central, fueron muy superiores a los niveles circulantes del medicamento. Las concentraciones más altas se encontraron normalmente en el hígado y los pulmones, donde los coeficientes tejido/plasma (T/P) alcanzaron valores de 10 a 20.

Personas Normales: Con la administración de 250 mg dos veces al día, la concentración plasmática máxima en estado estacionario se alcanzó en dos a tres días y en promedio fue aproximadamente 1 μg/ml para claritromicina y 0,6 μg/ml para 14-OH-claritromicina, mientras que la semivida de eliminación del medicamento original y el metabolito fue tres a cuatro horas y cinco a seis horas, respectivamente. Con la administración de 500 mg dos veces al día, la Cmáx en estado estacionario de claritromicina y su metabolito hidroxilado se alcanzó en la quinta dosis. Después de la quinta y séptima dosis, la Cmáx en estado estacionario de claritromicina fue en promedio 2,7 y 2,9 g/ml y la de su metabolito hidroxilado fue en promedio 0,88 y 0,83 μg/ml, respectivamente. La semivida del medicamento original a la dosis de 500 mg fue 4,5 a 4,8 horas, mientras que la de 14-OH-claritromicina fue 6,9 a 8,7 horas. En estado estacionario, el nivel de 14-OH-claritromicina no aumentó proporcionalmente con la dosis de claritromicina, y la semivida aparente tanto de claritromicina como de su metabolito hidroxilado tendió a ser más larga a las dosis más altas. Este comportamiento farmacocinético no lineal de claritromicina, junto con la disminución global en la formación de productos de la 14-hidroxilación y la N-desmetilación a las dosis más altas, indica que el metabolismo no lineal de claritromicina se vuelve más pronunciado a dosis altas. En adultos humanos que recibieron una sola dosis oral de 250 mg o 1200 mg de claritromicina, la excreción urinaria representó el 37,9% de la dosis más baja y el 46,0% de la dosis más alta. La eliminación en las heces representó el 40,2% y el 29,1% (esto incluyó un participante con sólo una muestra de heces que contenía el 14,1%) de estas dosis, respectivamente.

Pacientes: Claritromicina y su metabolito 14-OH se distribuyen fácilmente en los tejidos y líquidos corporales. Los datos limitados de un pequeño número de pacientes sugieren que claritromicina no alcanza niveles significativos en el líquido cefalorraquídeo después de las dosis orales (es decir, sólo el 1 al 2% de los niveles séricos en el líquido cefalorraquídeo en pacientes con barrera sangre-líquido cefalorraquídeo normal). Las concentraciones en los tejidos suelen ser muy superiores a las concentraciones séricas. A continuación, se presentan ejemplos de las concentraciones en tejidos y suero.

Concentración (después de 250 mg cada 12 horas):

Tipo de tejido: Amígdala.

Tejido (mcg/g): 1,6

Suero: 0,8

Tipo de tejido: Pulmón.

Tejido (mcg/g): 8,8

Suero: 1,7

Insuficiencia Hepática: En un estudio que comparó un grupo de participantes sanos con un grupo de participantes con insuficiencia hepática a los que se les administraron 250 mg de claritromicina dos veces al día durante dos días y una sola dosis de 250 mg al tercer día, los niveles plasmáticos en estado estacionario y la depuración sistémica de claritromicina no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos. Por el contrario, las concentraciones en estado estacionario del metabolito 14-OH fueron notablemente menores en el grupo de participantes con insuficiencia hepática. Esta disminución en la depuración metabólica del compuesto original por la 14 hidroxilación fue parcialmente compensada por un aumento en la depuración renal del medicamento original, lo que produjo niveles en estado estacionario del medicamento original comparables en los participantes con insuficiencia hepática y los participantes sanos. Estos resultados indican que no es necesario ajustar la dosis para los pacientes con insuficiencia hepática moderada o grave, pero con función renal normal.

Insuficiencia Renal: Se realizó un estudio para evaluar y comparar el perfil farmacocinético de múltiples dosis orales de 500 mg de claritromicina en participantes con función renal normal y deterioro de la función renal. Los niveles plasmáticos, la semivida, la Cmáx, la Cmin y el AUC de claritromicina y su metabolito 14-OH fueron mayores en los participantes con insuficiencia renal. La constante de eliminación (Kelim) y la excreción urinaria fueron menore. El grado en el que estos parámetros difirieron se correlacionó con el grado de insuficiencia renal; cuanto más grave era la insuficiencia renal, más significativa era la diferencia (ver la sección 4.2).

Adultos Mayores: También se realizó un estudio para evaluar y comparar los perfiles de seguridad y farmacocinética de múltiples dosis orales de 500 mg de claritromicina en participantes sanos adultos mayores hombres y mujeres con los perfiles de participantes sanos adultos jóvenes hombres. En el grupo de adultos mayores, los niveles plasmáticos circulantes fueron mayores y la eliminación fue más lenta que en el grupo de adultos jóvenes, tanto para el medicamento original como para el metabolito 14-OH. Sin embargo, no se presentaron diferencias entre los dos grupos cuando la depuración renal se correlacionó con la depuración de creatinina. De estos resultados se concluye que los efectos sobre el comportamiento de claritromicina están relacionados con la función renal y no con la edad.

Infecciones Producidas por Mycobacterium avium: Las concentraciones en estado estacionario de claritromicina y 14-OH claritromicina observadas después de la administración de dosis de 500 mg de claritromicina cada 12 horas a pacientes adultos con infección por VIH fueron similares a las observadas en personas normales. Sin embargo, a las dosis más altas que podrían requerirse para tratar las infecciones por Mycobacterium avium, las concentraciones de claritromicina fueron mucho mayores que las observadas a las dosis habituales. En pacientes adultos infectados por VIH que tomaron 1000 y 2000 mg/día en dos dosis divididas, los valores de Cmáx en estado estacionario de claritromicina variaron de 2 a 4 μg/ml y de 5 a 10 μg/ml, respectivamente. Al parecer la semivida de eliminación se alargó a estas dosis más altas en comparación con la observada a las dosis habituales en personas normales. Las concentraciones plasmáticas más altas y las semividas de eliminación mayores observadas a estas dosis son consistentes con la no linealidad conocida en la farmacocinética de claritromicina.

Administración Concomitante de Omeprazol: Se realizó un estudio farmacocinético con 500 mg de claritromicina tres veces al día y 40 mg de omeprazol una vez al día. Cuando se administraron 500 mg de claritromicina sola cada ocho horas, la media de la Cmáx en estado estacionario fue aproximadamente 3,8 μg/ml y la media de la Cmin fue aproximadamente 1,8 μg/ml. La media del AUC0-8 de claritromicina fue 22,9 μg/h/ml. El Tmáx y la semivida fueron 2,1 horas y 5,3 horas, respectivamente, cuando se administraron 500 mg de claritromicina tres veces al día. En el mismo estudio, cuando se administraron 500 mg de claritromicina tres veces al día con 40 mg de omeprazol una vez al día, se observaron aumentos en la semivida y el AUC0-24 de omeprazol. Para todos los participantes combinados, la media del AUC0-24 de omeprazol fue 89% mayor y la media armónica de la T1/2 de omeprazol fue 34% mayor cuando se administró omeprazol con claritromicina que cuando se administró omeprazol solo. Cuando se administró claritromicina con omeprazol, la Cmáx, Cmin y AUC0-8 en estado estacionario de claritromicina aumentaron en un 10%, 27% y 15%, respectivamente, con respecto a los valores alcanzados cuando se administró claritromicina con placebo. En estado estacionario, las concentraciones de claritromicina en la mucosa gástrica seis horas después de la dosis fueron aproximadamente 25 veces mayores en el grupo de claritromicina/omeprazol en comparación con el grupo de claritromicina sola. Seis horas después de la dosis, la media de las concentraciones de claritromicina en tejido gástrico fue aproximadamente 2 veces mayor cuando se administró claritromicina con omeprazol que cuando se administró claritromicina con placebo.

KLARICID® 250 mg/5 mL y 125mg mg/5 mL

Absorción: Los datos farmacocinéticos iniciales se obtuvieron con las formulaciones de claritromicina en tabletas. Estos datos indicaron que el medicamento se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal y que la biodisponibilidad absoluta de una tableta de 250 mg de claritromicina fue de aproximadamente el 50%. Los alimentos retrasaron ligeramente el inicio de la absorción y la formación del metabolito antimicrobiano activo 14-OH-claritromicina, pero el grado de biodisponibilidad no se vio afectado por la administración del medicamento en el estado sin ayuno.

Distribución, Biotransformación y Eliminación:

In vitro: Los estudios in vitro mostraron que claritromicina se une en promedio a aproximadamente el 70% de las proteínas plasmáticas humanas a concentraciones clínicamente relevantes de 0,45 a 4,5 μg/ml.

Personas Normales: Se investigó la biodisponibilidad y farmacocinética de la suspensión pediátrica de claritromicina en participantes adultos y en pacientes pediátricos. Un estudio de una sola dosis en participantes adultos encontró que la biodisponibilidad global de la formulación pediátrica era equivalente o ligeramente mayor que la de la tableta (la dosis de cada uno fue 250 mg). Al igual que con la tableta, la administración de la formulación pediátrica con alimentos produce un ligero retraso en el inicio de la absorción, pero no afecta la biodisponibilidad global de claritromicina. La Cmáx, AUC y T½ comparativos de claritromicina para la formulación pediátrica (estado sin ayuno) fueron 0,95 μg/ml, 6,5 μg/h/ml y 3,7 horas, respectivamente, y para la tableta de 250 mg (estado de ayuno) fueron 1,10 μg/ml, 6,3 μg/h/ml, y 3,3 horas, respectivamente. En un estudio de múltiples dosis en el que se administró a participantes adultos una dosis de 250 mg de suspensión pediátrica de claritromicina cada 12 horas, los niveles en sangre en estado estacionario se alcanzaron casi al momento de la quinta dosis. Los parámetros farmacocinéticos después de la quinta dosis de suspensión pediátrica de claritromicina fueron: Cmáx 1,98 μg/ml, AUC 11,5 μg/h/ml, Tmáx 2,8 horas y T½ 3,2 horas para claritromicina, y 0,67, 5,33, 2,9 y 4,9, respectivamente, para 14-OH-claritromicina. En los participantes sanos en ayunas, la concentración sérica máxima se alcanzó dentro de las dos horas posteriores a la administración oral. Con la administración de una tableta de 250 mg dos veces al día cada 12 horas, la concentración sérica máxima en estado estacionario de claritromicina se alcanzó en dos a tres días y fue aproximadamente 1 μg/ml. Con una dosis de 500 mg administrada cada 12 horas, la concentración sérica máxima correspondiente fue 2 a 3 μg/ml. La semivida de eliminación de claritromicina fue aproximadamente tres a cuatro horas con una tableta de 250 mg administrada cada 12 horas, pero aumentó a cinco a siete horas con 500 mg administrados cada 12 horas. El metabolito principal, 14-OH-claritromicina, alcanza una concentración máxima en estado estacionario de aproximadamente 0,6 μg/ml y tiene una semivida de eliminación de cinco a seis horas después de una dosis de 250 mg cada 12 horas. Con una dosis de 500 mg cada 12 horas, la concentración máxima en estado estacionario de 14-OH-claritromicina es ligeramente mayor (hasta 1 μg/ml), y su semivida de eliminación es de aproximadamente siete horas. Con cualquiera de las dosis, la concentración en estado estacionario de este metabolito generalmente se alcanza dentro de los dos a tres días posteriores a la administración. Aproximadamente el 20% de una dosis oral de 250 mg administrada cada 12 horas se excreta en la orina como claritromicina sin cambios. Después de una dosis de 500 mg cada 12 horas, la excreción urinaria del medicamento original sin cambios es de aproximadamente el 30%. Sin embargo, la depuración renal de claritromicina es relativamente independiente del tamaño de la dosis y se aproxima a la tasa de filtración glomerular normal. El principal metabolito encontrado en la orina es 14-OH-claritromicina, el cual representa 10% a 15% adicional de una dosis de 250 mg o 500 mg administrada cada 12 horas.

Pacientes: Claritromicina y su metabolito 14-OH se distribuyen fácilmente en los tejidos y líquidos corporales. Las concentraciones en los tejidos suelen ser muy superiores a las concentraciones séricas. A continuación, se presentan ejemplos de las concentraciones en tejidos y suero.

Concentración (después de 250 mg cada 12 horas):

Tipo de tejido: Amígdala.

Tejido (mcg/g): 1,6

Suero: 0,8

Tipo de tejido: Pulmón.

Tejido (mcg/g): 8,8

Suero: 1,7

En pacientes pediátricos que requieren tratamiento antibiótico oral, claritromicina demostró buena biodisponibilidad con un perfil farmacocinético consistente con los resultados previos de participantes adultos que utilizaron la misma formulación de suspensión. Los resultados indicaron una rápida y extensa absorción del medicamento en los niños y, a excepción de un ligero retraso en el inicio de la absorción, parece que los alimentos no tuvieron ningún efecto significativo sobre los perfiles de biodisponibilidad o farmacocinética del medicamento. Los parámetros farmacocinéticos en estado estacionario obtenidos después de la novena dosis en el día cinco de tratamiento fueron los siguientes para el medicamento original: Cmáx 4,60 μg/ml, AUC 15,7 μg/h/ml y Tmáx 2,8 horas; los valores correspondientes para el metabolito 14-OH fueron: 1,64 μg/ml, 6,69 μg/h/ml, y 2,7 horas, respectivamente. Se estimó que la semivida de eliminación fue aproximadamente 2,2 horas y 4,3 horas para el compuesto original y el metabolito, respectivamente. En otro estudio, se obtuvo información relacionada con la penetración de claritromicina en el líquido del oído medio en pacientes con otitis media. Aproximadamente 2,5 horas después de recibir la quinta dosis (7,5 mg/kg dos veces al día), la media de la concentración de claritromicina en el líquido del oído medio fue 2,53 μg/g, y la del metabolito 14-OH fue 1,27 μg/g. Las concentraciones del medicamento original y el metabolito 14-OH fueron generalmente el doble de las concentraciones correspondientes en suero.

Insuficiencia Hepática: Las concentraciones en estado estacionario de claritromicina en participantes con insuficiencia hepática no difieren de las de los participantes normales; sin embargo, las concentraciones de 14-OHclaritromicina fueron menores en los participantes con insuficiencia hepática. La disminución de la formación de 14-OH-claritromicina fue compensada, al menos parcialmente, por un aumento en la depuración renal de claritromicina en los participantes con insuficiencia hepática en comparación con los participantes sanos.

Insuficiencia Renal: La farmacocinética de claritromicina también se alteró en los participantes con insuficiencia renal que recibieron múltiples dosis orales de 500 mg. Los niveles plasmáticos, la semivida, la Cmáx, la Cmin y el AUC de claritromicina y su metabolito 14-OH fueron mayores en los participantes con insuficiencia renal que en los participantes normales. El grado en el que estos parámetros difirieron se correlacionó con el grado de insuficiencia renal; cuanto más grave era la insuficiencia renal, más significativa era la diferencia (ver la sección 4.2).

Adultos Mayores: En un estudio comparativo de participantes sanos adultos jóvenes y adultos mayores a los que se les administraron múltiples dosis orales de 500 mg de claritromicina, los niveles plasmáticos circulantes fueron mayores y la eliminación fue más lenta en el grupo de adultos mayores que en el grupo de adultos jóvenes. Sin embargo, no se presentaron diferencias entre los dos grupos cuando la depuración renal de claritromicina se correlacionó con la depuración de creatinina. De estos resultados se concluyó que los efectos sobre el comportamiento de claritromicina están relacionados con la función renal y no con la edad.

Pacientes con Infecciones Micobacterianas: Las concentraciones en estado estacionario de claritromicina y 14-OH-claritromicina observadas después de la administración de dosis habituales a pacientes con infecciones por VIH (tabletas para adultos, gránulos para suspensión para niños) fueron similares a las observadas en personas normales. Sin embargo, a las dosis más altas que podrían requerirse para tratar infecciones micobacterianas, las concentraciones de claritromicina pueden ser mucho mayores que las observadas a las dosis habituales. En los niños con infección por VIH que tomaron 15 a 30 mg/kg/día de claritromicina en dos dosis divididas, los valores de Cmáx en estado estacionario generalmente varían de 8 a 20 μg/ml. Sin embargo, se observaron valores de Cmáx máximos de 23 μg/ml en pacientes pediátricos infectados por VIH que tomaron 30 mg/kg/día en dos dosis divididas como suspensión pediátrica de claritromicina. Al parecer la semivida de eliminación se alargó a estas dosis más altas en comparación con la observada a las dosis habituales en personas normales. Las concentraciones plasmáticas más altas y las semividas de eliminación mayores observadas a estas dosis son consistentes con la no linealidad conocida en la farmacocinética de claritromicina.

KLARICID® UD

Absorción: La cinética de claritromicina LM administrada por vía oral se ha estudiado humanos adultos y se ha comparado con la cinética de las tabletas de liberación inmediata de 250 mg y 500 mg de claritromicina. Se encontró que el grado de absorción fue equivalente cuando se administraron dosis diarias iguales. La biodisponibilidad absoluta es de aproximadamente el 50%. Se encontró poca o ninguna acumulación imprevista y la disposición metabólica no cambió en humanos después de la administración de múltiples dosis. Con base en el hallazgo de un grado de absorción equivalente, los siguientes datos in vitro e in vivo aplican a la formulación de liberación modificada.

Distribución, Biotransformación y Eliminación

In vitro: Los estudios in vitro mostraron que claritromicina se une en promedio a aproximadamente el 70% de las proteínas plasmáticas humanas a concentraciones de 0,45 a 4,5 μg/ml. Una disminución al 41% en la unión a proteínas a una dosis de 45,0 μg/ml, sugirió que los sitios de unión podrían saturarse, pero esto ocurrió únicamente a concentraciones muy superiores a los niveles terapéuticos del medicamento.

In vivo: Los resultados de los estudios en animales mostraron que los niveles de claritromicina en todos los tejidos, excepto en el sistema nervioso central, fueron muy superiores a los niveles circulantes del medicamento. Las concentraciones más altas se encontraron normalmente en el hígado y los pulmones, donde los coeficientes tejido/plasma (T/P) alcanzaron valores de 10 a 20.

Personas Normales: En los pacientes alimentados que recibieron 500 mg de claritromicina LM una vez al día, la concentración plasmática máxima en estado estacionario de claritromicina y 14-OH-claritromicina fue aproximadamente 1,3 y 0,48 μg/ml, respectivamente. La semivida de eliminación del medicamento original y el metabolito fue aproximadamente 5,3 horas y 7,7 horas, respectivamente. Cuando se administraron 1000 mg de claritromicina una vez al día (2 x 500 mg), la Cmáx en estado estacionario de claritromicina y su metabolito hidroxilado fue en promedio 2,4 μg/ml y 0,67 μg/ml, respectivamente. La semivida del medicamento original a la dosis de 1000 mg fue aproximadamente 5,8 horas, mientras que la de 14-OH-claritromicina fue aproximadamente 8,9 horas. El Tmáx para las dosis de 500 mg y 1000 mg fue aproximadamente seis horas. En estado estacionario, el nivel de 14-OH-claritromicina no aumentó proporcionalmente con la dosis de claritromicina, y la semivida aparente tanto de claritromicina como de su metabolito hidroxilado tendió a ser más larga a las dosis más altas. Este comportamiento farmacocinético no lineal de claritromicina, junto con la disminución global en la formación de productos de la 14-hidroxilación y la N desmetilación a las dosis más altas, indica que el metabolismo no lineal de claritromicina se vuelve más pronunciado a dosis altas. La excreción urinaria representa aproximadamente el 40% de la dosis de claritromicina. La eliminación en las heces representa aproximadamente el 30%.

Pacientes: Claritromicina y su metabolito 14-OH se distribuyen fácilmente en los tejidos y líquidos corporales. Los datos limitados de un pequeño número de pacientes sugieren que claritromicina no alcanza niveles significativos en el líquido cefalorraquídeo después de las dosis orales (es decir, sólo el 1 al 2% de los niveles séricos en el líquido cefalorraquídeo en pacientes con barrera sangre-líquido cefalorraquídeo normal). Las concentraciones en los tejidos suelen ser muy superiores a las concentraciones séricas.

Insuficiencia Hepática: En un estudio que comparó un grupo de participantes sanos con un grupo de participantes con insuficiencia hepática a los que se les administraron 250 mg de claritromicina de liberación inmediata dos veces al día durante dos días y una sola dosis de 250 mg al tercer día, los niveles plasmáticos en estado estacionario y la depuración sistémica de claritromicina no fueron significativamente diferentes entre los dos grupos. Por el contrario, las concentraciones en estado estacionario del metabolito 14-OH fueron notablemente menores en el grupo de participantes con insuficiencia hepática. Esta disminución en la depuración metabólica del compuesto original por la 14-hidroxilación fue parcialmente compensada por un aumento en la depuración renal del medicamento original, lo que produjo niveles en estado estacionario del medicamento original comparables en los participantes con insuficiencia hepática y los participantes sanos. Estos resultados indican que no es necesario ajustar la dosis para los pacientes con insuficiencia hepática moderada o grave, pero con función renal normal.

Insuficiencia Renal: Se realizó un estudio para evaluar y comparar el perfil farmacocinético de múltiples dosis orales de 500 mg de claritromicina de liberación inmediata en participantes con función renal normal y deterioro de la función renal. Los niveles plasmáticos, la semivida, la Cmáx, la Cmin y el AUC de claritromicina y su metabolito 14-OH fueron mayores en los participantes con insuficiencia renal. La constante de eliminación (Kelim) y la excreción urinaria fueron menores. El grado en el que estos parámetros difirieron se correlacionó con el grado de insuficiencia renal; cuanto más grave era la insuficiencia renal, más significativa era la diferencia (ver las secciones 4.3 y 4.2).

Adultos Mayores: También se realizó un estudio para evaluar y comparar los perfiles de seguridad y farmacocinética de múltiples dosis orales de 500 mg de claritromicina de liberación inmediata en participantes sanos adultos mayores hombres y mujeres con los perfiles de participantes sanos adultos jóvenes hombres. En el grupo de adultos mayores, los niveles plasmáticos circulantes fueron mayores y la eliminación fue más lenta que en el grupo de adultos jóvenes, tanto para el medicamento original como para el metabolito 14-OH. Sin embargo, no se presentaron diferencias entre los dos grupos cuando la depuración renal se correlacionó con la depuración de creatinina. De estos resultados se concluye que los efectos sobre el comportamiento de claritromicina están relacionados con la función renal y no con la edad.

Datos preclínicos de seguridad

KLARICID® 500 mg y UD

Toxicidad Aguda, Subcrónica y Crónica: Se realizaron estudios en ratones, ratas, perros y/o monos con claritromicina administrada por vía oral. La duración de la administración varió de una sola dosis oral a varias dosis orales diarias durante seis meses consecutivos. En estudios agudos en ratones y ratas, una rata (ningún ratón) murió después de la administración por sonda gástrica de una sola dosis 5 g/kg de peso corporal. Por lo tanto, la mediana de la dosis letal fue mayor a 5 g/kg, la dosis más alta posible para la administración. No se atribuyeron efectos adversos a claritromicina en primates expuestos a 100 mg/kg/día durante 14 días consecutivos o a 35 mg/kg/día durante un mes. Igualmente, no se observaron efectos adversos en ratas expuestas a 75 mg/kg/día durante un mes, 35 mg/kg/día durante tres meses, u 8 mg/kg/día durante seis meses. Los perros fueron más sensibles a claritromicina, toleraron 50 mg/kg/día durante 14 días, 10 mg/kg/día durante uno y tres meses y 4 mg/kg/día durante seis meses sin efectos adversos. Los principales signos clínicos a dosis tóxicas en los estudios antes descritos incluyen emesis, debilidad, reducción en el consumo de alimentos y reducción del aumento de peso, salivación, deshidratación e hiperactividad. Dos de diez monos que recibieron 400 mg/kg/día murieron el día ocho del tratamiento; en algunos casos aislados, algunos monos sobrevivientes a los que se les administró una dosis de 400 mg/kg/día durante 28 días expulsaron heces de color amarillo. El principal órgano diana a dosis tóxicas en todas las especies fue el hígado. El desarrollo de hepatotoxicidad en todas las especies fue detectable por la elevación temprana de las concentraciones séricas de fosfatasa alcalina, alanina aminotransferasa, aspartato aminotransferasa, gamma-glutamil transferasa y/o deshidrogenasa láctica. La interrupción del medicamento generalmente produjo retorno a las concentraciones normales de estos parámetros específicos. Los tejidos adicionales afectados con menor frecuencia en los diferentes estudios incluyeron el estómago, el timo y otros tejidos linfoides, y los riñones. La hiperemia conjuntival y el lagrimeo, después de dosis casi terapéuticas, se presentaron únicamente en perros. A una dosis masiva de 400 mg/kg/día, algunos perros y monos desarrollaron opacidad y/o edema corneal.

Fertilidad, Reproducción y Teratogenicidad: Los estudios de fertilidad y reproducción han demostrado que las dosis diarias de 150 a 160 mg/kg/día administradas a ratas macho y hembra no produjeron efectos adversos sobre el ciclo estral, la fertilidad, el parto y el número y la viabilidad de las crías. Dos estudios de teratogenicidad en ratas Wistar (vía oral) y Sprague-Dawley (vía oral e intravenosa), un estudio en conejos blancos de Nueva Zelanda y un estudio en macacos cangrejeros (cynomolgus), no pudieron demostrar teratogenicidad de claritromicina. Sólo en un estudio adicional en ratas Sprague Dawley a dosis similares y en condiciones esencialmente similares, se produjo una incidencia muy baja estadísticamente insignificante (aproximadamente 6%) de anomalías cardiovasculares. Al parecer estas anomalías se debieron a la expresión espontánea de cambios genéticos dentro de la colonia. Dos estudios en ratones también revelaron una incidencia variable de paladar hendido (3 a 30%) después de dosis 70 veces el rango superior de la dosis clínica humana diaria habitual (500 mg dos veces al día), pero no a dosis 35 veces la dosis clínica humana diaria máxima, lo que sugiere toxicidad materna y fetal, pero no teratogenicidad. Se ha demostrado que claritromicina produce pérdida embrionaria en los monos cuando se administra a dosis aproximadamente diez veces el rango superior de la dosis humana diaria habitual (500 mg dos veces al día), iniciando el día 20 de la gestación. Este efecto se ha atribuido a la toxicidad materna del medicamento a dosis muy altas. Un estudio adicional en monos gestantes a dosis de aproximadamente 2,5 a 5 veces la dosis diaria máxima prevista no produjo peligros únicos para el feto. Un ensayo de letalidad dominante en ratones a los que se les administraron 1000 mg/kg/día (aproximadamente 70 veces la dosis clínica humana diaria máxima) fue claramente negativo para actividad mutagénica y, en un estudio de Segmento I de ratas tratadas con hasta 500 mg/kg/día (aproximadamente 35 veces la dosis clínica humana diaria máxima) durante 80 días, no se observó evidencia de deterioro funcional de la fertilidad de los machos debido a la exposición prolongada a estas dosis muy altas de claritromicina.

Mutagenicidad: Se realizaron estudios para evaluar el potencial mutagénico de claritromicina utilizando sistemas de ensayos no activados y activados con microsomas hepáticos de rata (ensayo de Ames). Los resultados de estos estudios no proporcionaron evidencia de potencial mutagénico a concentraciones del medicamento de 25 μg/placa de Petri o menores. A la concentración de 50 μg, el medicamento fue tóxico para todas las cepas analizadas.

KLARICID® 250 mg/5 ml y 125 mg/5 ml:

Estudios de Toxicidad Oral Aguda y Subcrónica: La LD50 oral aguda de la suspensión de claritromicina administrada a ratones de tres días de nacidos fueron 1290 mg/kg para los machos y 1230 mg/kg para las hembras. La LD50 en ratas de tres días de nacidas fue 1330 mg/kg para los machos y 1270 mg/kg para las hembras. Para fines de comparación, la LD50 de claritromicina administrada por vía oral es aproximadamente 2700 mg/kg para ratones adultos y aproximadamente 3000 mg/kg para ratas adultas. Estos resultados son consistentes con otros antibióticos del grupo de penicilinas, el grupo de cefalosporinas y el grupo de macrólidos, en cuanto al hecho de que la LD50 es generalmente menor en los animales jóvenes que en los adultos. Tanto en ratones como en ratas, el peso corporal disminuyó o se suprimió su aumento y disminuyó el comportamiento de succión y los movimientos espontáneos durante los primeros días después de la administración del medicamento. La necropsia de los animales muertos reveló pulmones de color rojizo oscuro en los ratones y aproximadamente el 25% de las ratas; también se observó que las ratas tratadas con una suspensión de claritromicina de 2197 mg/kg o más tenían una sustancia de color rojizo oscuro en los intestinos, probablemente debido a hemorragia. Se consideró que la muerte de estos animales se debió al debilitamiento producido por la disminución del comportamiento de succión o hemorragia en los intestinos. Se les administró la formulación de suspensión de claritromicina a ratas sometidas a destete previo (de cinco días de nacidas) durante dos semanas, a dosis de 0, 15, 55 y 200 mg/kg/día. Los animales del grupo de 200 mg/kg/día presentaron disminución en el aumento de peso corporal, disminución en los valores medios de hemoglobina y hematocrito, y aumento en la media del peso relativo de los riñones en comparación con los animales del grupo de control. También se observó degeneración vacuolar multifocal mínima a leve del epitelio del conducto biliar intrahepático relacionada con el tratamiento y aumento en la incidencia de lesiones nefríticas en los animales de este grupo de tratamiento. La dosis de “efecto no tóxico” para este estudio fue 55 mg/kg/día. Se realizó un estudio de toxicidad oral en el que se administró a ratas inmaduras una suspensión de claritromicina durante seis semanas a dosis diarias de 0, 15, 50 y 150 mg base/kg/día. No se produjeron muertes y el único signo clínico observado fue salivación excesiva en algunos de los animales a la dosis más alta una a dos horas después de la administración durante las últimas tres semanas de tratamiento. Las ratas del grupo de dosis de 150 mg/kg presentaron una media de los pesos corporales menor durante las primeras tres semanas, y se observó que presentaron disminución en los valores medios de albúmina sérica y aumento en la media del peso relativo del hígado en comparación con los controles. No se encontraron cambios histopatológicos macro o microscópicos relacionados con el tratamiento. La dosis de 150 mg/kg/día produjo toxicidad leve en las ratas tratadas y se consideró que la “dosis sin efecto” fu 50 mg/kg/día. Se trató a perros Beagle jóvenes, de tres semanas de edad, con una dosis diaria oral de 0, 30, 100 o 300 mg/kg de claritromicina durante cuatro semanas, seguida de un período de recuperación de cuatro semanas. No se produjeron muertes y no se observaron cambios en el estado general de los animales. La necropsia no reveló anomalías. Después del examen histológico, se observó deposición de grasa de los hepatocitos centrolobulillares y la infiltración celular de los espacios porta mediante microscopía óptica, y se observó un aumento en las gotitas de grasa hepatocelular mediante microscopía electrónica en el grupo de dosis de 300 mg/kg. Se consideró que la dosis tóxica en perros Beagle jóvenes fue superior a 300 mg/kg y la “dosis sin efecto” fue 100 mg/kg.

Fertilidad, Reproducción y Teratogenicidad: Los estudios de fertilidad y reproducción han demostrado que las dosis diarias de 150 a 160 mg/kg/día administradas a ratas macho y hembra no produjeron efectos adversos sobre el ciclo estral, la fertilidad, el parto y el número y la viabilidad de las crías. Dos estudios de teratogenicidad en ratas Wistar (vía oral) y Sprague-Dawley (vía oral e intravenosa), un estudio en conejos blancos de Nueva Zelanda y un estudio en macacos cangrejeros (cynomolgus), no pudieron demostrar teratogenicidad de claritromicina. Sólo en un estudio adicional en ratas Sprague Dawley a dosis similares y en condiciones esencialmente similares, se produjo una incidencia muy baja estadísticamente insignificante (aproximadamente 6%) de anomalías cardiovasculares. Al parecer estas anomalías se debieron a la expresión espontánea de cambios genéticos dentro de la colonia. Dos estudios en ratones también revelaron una incidencia variable de paladar hendido (3 a 30%) después de dosis 70 veces el rango superior de la dosis clínica humana diaria habitual (500 mg dos veces al día), pero no a dosis 35 veces la dosis clínica humana diaria máxima, lo que sugiere toxicidad materna y fetal, pero no teratogenicidad. Se ha demostrado que claritromicina produce pérdida embrionaria en monos cuando se administra a dosis aproximadamente diez veces el rango superior de la dosis humana diaria habitual (500 mg dos veces al día), iniciando el día 20 de la gestación. Este efecto se ha atribuido a la toxicidad materna del medicamento a dosis muy altas. Un estudio adicional en monos gestantes a dosis de aproximadamente 2,5 a 5 veces la dosis diaria máxima prevista de 500 mg dos veces al día no produjo peligros únicos para el feto. Un ensayo de letalidad dominante en ratones a los que se les administraron 1000 mg/kg/día (aproximadamente 70 veces la dosis clínica humana diaria máxima de 500 mg dos veces al día) fue claramente negativo para actividad mutagénica y, en un estudio de Segmento I de ratas tratadas con hasta 500 mg/kg/día (aproximadamente 35 veces la dosis clínica humana diaria máxima de 500 mg dos veces al día) durante 80 días, no se observó evidencia de deterioro funcional de la fertilidad de los machos debido a la exposición prolongada a estas dosis muy altas de claritromicina.

Mutagenicidad: Se realizaron estudios para evaluar el potencial mutagénico de claritromicina utilizando sistemas de ensayos no activados y activados con microsomas hepáticos de rata (ensayo de Ames). Los resultados de estos estudios no proporcionaron evidencia de potencial mutagénico a concentraciones del medicamento de 25 μg/placa de Petri o menores. A la concentración de 50 μg, el medicamento fue tóxico para todas las cepas analizadas.

KLARICID®

Tratamiento de infecciones debidas a organismos susceptibles, Dichas infecciones incluyen: Infecciones del tracto respiratorio inferior (por ejemplo, bronquitis, neumonía). Infecciones del tracto respiratorio superior (por ejemplo, faringitis, sinusitis). Infecciones de la piel y tejidos blandos (por ejemplo, foliculitis, celulitis, erisipela). Infecciones mico bacterianas diseminadas o localizadas debidas a Mycobacterium avium o Micobacterium intacelllulare. Infecciones localizadas debidas a Mycobacterium chelonae, Mycobacterium fortuitum o Mycobacterium kansasii

KLARICID® 500 mg, UD y 250 mg/5 ml

Tratamiento de infecciones odontogénicas. 

KLARICID® 500 mg y UD

Claritromicina está indicado para la prevención de la infección diseminada por el complejo Mycobacterium avium en pacientes infectados por VIH con recuentos de linfocitos CD4 menor que o igual a 100/mm3.

KLARICID® 500 mg y 250 mg/5 ml

Claritromicina en presencia de la supresión del ácido también está indicado para la erradicación de H. pylori que resulta en menos recurrencia de úlcera duodenal.

KLARICID® 125 mg/5 ml

Otitis media aguda.

KLARICID®

Hipersensibilidad a medicamentos antibióticos macrólidos o alguno de los excipientes. La administración concomitante de claritromicina y los siguientes medicamentos está contraindicada: astemizol, cisaprida, pimozida y terfenadina, debido a que podría producir prolongación del intervalo QT y arritmias cardíacas, incluidas taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsades de pointes (ver interacciones). La administración concomitante de claritromicina y alcaloides ergóticos (por ejemplo, ergotamina o dihidroergotamina) está contraindicada, debido a que podría provocar toxicidad ergótica (ver interacciones). La administración concomitante de claritromicina y midazolam oral está contraindicada (ver interacciones). No debe administrarse claritromicina a pacientes con antecedentes de prolongación del intervalo QT (prolongación del intervalo QT congénita o adquirida documentada) o arritmia cardíaca ventricular, incluido torsades de pointes (ver advertencias y precauciones e interacciones). No debe administrarse claritromicina a pacientes con hipopotasemia (riesgo de prolongación del intervalo QT). No debe utilizarse claritromicina en pacientes que padecen insuficiencia hepática grave en combinación con insuficiencia renal. No debe utilizarse claritromicina concomitantemente con inhibidores de la HMG-CoA reductasa (estatinas) extensamente metabolizadas por CYP3A4 (lovastatina o simvastatina), debido al aumento en el riesgo de miopatía, incluida rabdomiólisis (ver advertencias y precauciones). No debe utilizarse claritromicina (y otros inhibidores potentes de CYP3A4) concomitantemente con colchicina (ver advertencias y precauciones e interacciones). La administración concomitante con ticagrelor o ranolazina está contraindicada.

KLARICID®

KLARICID® 500 mg

Adultos: La dosis habitual recomendada de claritromicina en adultos y niños de 12 años o más de edad es una tableta de 250 mg dos veces al día. En infecciones más graves, la dosis puede aumentarse a 500 mg dos veces al día. La duración habitual del tratamiento es 5 a 14 días, a excepción del tratamiento de neumonía adquirida en la comunidad y sinusitis, que requieren 6 a 14 días de tratamiento. Dosis en pacientes con infecciones micobacterianas: la dosis recomendada para adultos con infecciones micobacterianas es 500 mg dos veces al día. El tratamiento de las infecciones diseminadas producidas por el CMA en pacientes con SIDA debe continuar, siempre y cuando se demuestre un beneficio clínico y microbiológico. Claritromicina debe utilizarse junto con otros medicamentos antimicobacterianos. El tratamiento de otras infecciones micobacterianas no tuberculosas debe continuar a discreción del médico. Dosis para la profilaxis de infecciones producidas por el CMA: la dosis recomendada de claritromicina en adultos es 500 mg dos veces al día. En el tratamiento de infecciones odontogénicas, la dosis de claritromicina es una tableta de 250 mg dos veces al día durante cinco días. En pacientes con úlcera péptica debido a infección por H. pylori, claritromicina puede administrarse a una dosis de 500 mg dos veces al día en combinación con otros tratamientos antimicrobianos apropiados y un inhibidor de la bomba de protones durante 7 a 14 días, de conformidad con las recomendaciones nacionales o internacionales para la erradicación de H. pylori.

Insuficiencia Renal: En pacientes con insuficiencia renal con depuración de creatinina menor a 30 ml/min, la dosis de claritromicina debe reducirse a la mitad, es decir, 250 mg una vez al día o 250 mg dos veces al día en infecciones más graves. En estos pacientes el tratamiento no debe continuar durante más 14 días.

Población Pediátrica: No se ha estudiado el uso de claritromicina LI en niños menores de 12 años de edad.

KLARICID® 250 mg/5mL

Pacientes Pediátricos Menores de 12 Años de Edad: Se han realizado ensayos clínicos utilizando la suspensión pediátrica de claritromicina en niños de 6 meses a 12 años de edad. Por lo tanto, los niños menores de 12 años de edad deben utilizar la suspensión pediátrica de claritromicina (gránulos para suspensión oral). La dosis diaria recomendada de la suspensión pediátrica de claritromicina (125 mg/5 ml o 250 mg/5 ml) en niños es 7,5 mg/kg dos veces al día, hasta una dosis máxima de 500 mg dos veces al día para infecciones no micobacterianas. La duración habitual del tratamiento es 5 a 10 días, dependiendo del patógeno involucrado y la gravedad de la condición. La suspensión preparada puede tomarse con o sin comidas, y se puede tomar con leche. La siguiente tabla incluye recomendaciones para determinar la dosis, con base en el peso del niño y la concentración de la suspensión (125 mg/5 ml o 250 mg/5 ml).

Recomendaciones de dosis para pacientes pediátricos: Con base en el peso corporal:

Peso*: 8 a 11 kg o 18 a 25 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg en ml dos veces al día: 2,5 ml de 125 mg/5 mL o 1,25 ml de 250 mg/5 ml.

Peso*: 12 a 19 kg o 26 a 43 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg en ml dos veces al día: 5 ml de 125 mg/5 mL o 2,5 ml de 250 mg/5 ml.

Peso*: 20 a 29 kg o 44 a 64 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg en ml dos veces al día: 7,5 ml de 125 mg/5 mL o 3,75 ml de 250 mg/5 ml.

Peso*: 30 a 40 kg o 65 a 88 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg en ml dos veces al día: 10 ml de 125 mg/5 mL o 5 ml de 250 mg/5 ml.

* En niños de peso < 8 kg o < 18 lb se debe determinar la dosis por kg o por lb (aproximadamente 7,5 mg/kg dos veces al día o 3,4 mg/lb dos veces al día).

Dosis en Pacientes con Infecciones Micobacterianas: En niños con infecciones micobacterianas diseminadas o localizadas (M. avium, M. intracellulare, M. chelonae, M. fortuitum, M. kansasii), la dosis recomendada es 7,5 a 15 mg/kg de claritromicina dos veces al día, sin exceder la dosis máxima de 500 mg dos veces al día. El tratamiento con claritromicina debe continuar siempre y cuando se demuestre un beneficio clínico. La adición de otros medicamentos antimicobacterianos podría ser beneficiosa.

Recomendaciones de dosis para pacientes pediátricos con infecciones micobacterianas:

Peso*: 8 a 11 kg o 18 a 25 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg dos veces al día: 2,5 ml de 125 mg/5 mL o 1,25 ml de 250 mg/5 ml.

Dosis de 15 mg/kg dos veces al día: 5 ml de 125 mg/5 mL o 2,5 ml de 250 mg/5 ml.

Peso*: 12 a 19 kg o 26 a 43 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg dos veces al día: 5 ml de 125 mg/5 mL o 2,5 ml de 250 mg/5 ml.

Dosis de 15 mg/kg dos veces al día: 10 ml de 125 mg/5 mL o 5 ml de 250 mg/5 ml.

Peso*: 20 a 29 kg o 44 a 64 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg dos veces al día: 7,5 ml de 125 mg/5 mL o 3,75 ml de 250 mg/5 ml.

Dosis de 15 mg/kg dos veces al día: 15 ml de 125 mg/5 mL o 7,5 ml de 250 mg/5 ml.

Peso*: 30 a 40 kg o 65 a 88 lb 

Dosis de 7,5 mg/kg dos veces al día: 10 ml de 125 mg/5 mL o 5 ml de 250 mg/5 ml.

Dosis de 15 mg/kg dos veces al día: 20 ml de 125 mg/5 mL o 10 ml de 250 mg/5 ml.

* En niños de peso < 8 kg (< 18 lb) se debe determinar la dosis por kg o por lb (7,5 a 15 mg/kg dos veces al día o 3,4 a 6,8 mg/lb dos veces al día).

Insuficiencia Renal: En niños con depuración de creatinina menor a 30 ml/min/1,73 m2, la dosis de claritromicina debe reducirse a la mitad, es decir, hasta 250 mg una vez al día, o 250 mg dos veces al día en infecciones más graves. La administración no debe continuar durante más de 14 días en estos pacientes.

Preparación para Utilización: Ver más adelante.

Precauciones Especiales de Eliminación y Manipulación:

Preparación para Utilización: Se debe agregar una cantidad adecuada de agua (consultar la Fórmula de Fabricación Internacional aprobada) a los gránulos en el frasco y agitar hasta que todas las partículas se suspendan. Se debe evitar agitar de forma vigorosa y por un tiempo prolongado. Se debe agitar antes de cada uso posterior para garantizar la resuspensión. La concentración de claritromicina en la suspensión reconstituida es 125 mg/5 ml o 250 mg/5 ml.

Administración: Se pueden utilizar varios dispositivos para dosificar y administrar la suspensión pediátrica de claritromicina.

Conservación: Después de la reconstitución, se debe almacenar a temperatura ambiente (15 ° a 30 °C) y utilizar dentro de los siguientes 14 días. No se debe refrigerar.

KLARICID® UD

Adultos: La dosis habitual recomendada de tabletas de LM de claritromicina en adultos y niños de 12 años o más de edad es 500 mg una vez al día con alimentos. En infecciones más graves, la dosis podría aumentarse a 1000 mg una vez al día (2 x 500 mg). La duración habitual del tratamiento es 5 a 14 días, a excepción del tratamiento de neumonía adquirida en la comunidad y sinusitis, que requieren 6 a 14 días de tratamiento.

Infecciones Odontogénicas: En el tratamiento de infecciones odontogénicas, la dosis habitual de claritromicina LM es una tableta de 500 mg una vez al día durante 5 días. No se deben triturar ni masticar las tabletas de liberación modificada de claritromicina.

Insuficiencia Renal: En pacientes con insuficiencia renal grave (depuración de creatinina < 30 mL/min), la dosis habitual recomendada es 250 mg una vez al día. Debido a que las tabletas de liberación modificada no se pueden dividir, en su lugar se deben utilizar tabletas de liberación inmediata. En infecciones más graves, la dosis recomendada es una tableta de liberación modificada de 500 mg una vez al día. No se requieren ajustes de la dosis para los pacientes con insuficiencia renal moderada (depuración de creatinina de 30 a 60 ml/min).

Población Pediátrica: No se ha estudiado el uso de claritromicina LM en niños menores de 12 años de edad.

KLARICID®

Embarazo

No se ha establecido la seguridad del uso de claritromicina durante el embarazo. Por lo tanto, no se recomienda su uso durante el embarazo sin evaluar cuidadosamente los beneficios con respecto al riesgo.

Lactancia

No se ha establecido la seguridad del uso de claritromicina durante la lactancia de niños. Claritromicina se distribuye en la leche materna humana.

KLARICID®

Las reacciones adversas más frecuentes relacionadas con el tratamiento con claritromicina para las poblaciones pediátrica y de adultos son dolor abdominal, diarrea, náuseas, vómito y disgeusia. Estas reacciones adversas normalmente son de intensidad leve y son consistentes con el perfil de seguridad conocido de los antibióticos macrólidos. No se presentó ninguna diferencia significativa en la incidencia de estas reacciones adversas gastrointestinales durante los ensayos clínicos entre la población de pacientes con o sin infecciones micobacterianas preexistentes. A continuación, se presentan las reacciones adversas reportadas en los ensayos clínicos y en la experiencia poscomercialización con claritromicina LI, gránulos para suspensión oral, IV, LM y LP. Las reacciones consideradas al menos posiblemente relacionadas con claritromicina se presentan según la frecuencia, utilizando la siguiente convención: muy frecuente (≥ 1/10), frecuente (≥ 1/100 a < 1/10), poco frecuente (≥ 1/1000 a < 1/100) y frecuencia desconocida (reacciones adversas de la experiencia poscomercialización, no se puede estimar a partir de los datos disponibles). Dentro de cada grupo de frecuencia, las reacciones adversas se presentan en orden decreciente de seriedad, cuando se pudo evaluar la seriedad.

Reacciones adversas reportadas con claritromicina:

Muy frecuente (≥ 1/10): Flebitis en el lugar de la inyección1.

Frecuente (≥ 1/100 a < 1/10): Insomnio, disgeusia, cefalea, vasodilación1, diarrea, vómito, dispepsia, náuseas, dolor abdominal, pruebas de la función hepática anormales, erupción cutánea, hiperhidrosis, dolor en el lugar de la inyección1 y inflamación en el lugar de la inyección1.

Poco frecuente (≥ 1/100 a < 1/10): Cellulitis1, candidiasis, gastroenteritis2, infección3, infección vaginal, leucopenia, neutropenia4, trombocitopenia3, eosinofilia4, reacción anafilactoide1, hipersensibilidad, Anorexia, disminución del apetito, ansiedad, nerviosismo3, pérdida del conocimiento1, discinesia1, mareo, somnolencia, temblor, vértigo, problemas auditivos, acúfenos, paro cardíaco1, fibrilación auricular1, prolongación del intervalo QT en electrocardiograma, exrasístoles1, palpitaciones, asma1, epistaxis2, embolismo pulmonar1, esofagitis1, enfermedad por reflujo gastroesofágico2, gastritis, proctalgia2, estomatitis, glositis, distensión abdominal4, estreñimiento, boca seca, eructos, flatulencia, colestasis4, hepatitis4, aumento de la alanina aminotransferasa, aumento del aspartato aminotransferasa, aumento de gamma-glutamil transferasa4, dermatitis ampollosa1, prurito, urticaria, erupción maculopapular3, espasmos, musculares3, rigidez musculoesquelética1, mialgia2, aumento de la creatinina en sangre1, aumento de la urea en sangre1, malestar general4, pirexia3, astenia, dolor en el pecho4, escalofríos4, fatiga4, Cociente de albúmina-globulina anormal1, aumento de fosfatasa alcalina en sangre4 y aumento de lactato deshidrogenasa en sangre4.

Frecuencia desconocida* (no se puede estimar a partir de los datos disponibles): Hemorragia, pancreatitis aguda, decoloración de la lengua, decoloración de los dientes, insuficiencia hepática, ictericia hepatocelular, reacciones cutáneas adversas graves (RACG) (por ejemplo, pustulosis exantemática aguda generalizada (PEAG), síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica, erupción por medicamentos con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS)), acné, rabdomiólisis2**, miopatía, insuficiencia renal, nefritis intersticial, aumento en el índice internacional normalizado, prolongación del tiempo de protrombina y orina de color anormal.

*Debido a que estas reacciones son reportadas voluntariamente por una población de tamaño incierto, no

siempre es posible estimar de manera fiable su frecuencia o establecer una relación causal con la exposición

al medicamento. Se estima que la exposición de los pacientes es mayor a mil millones de días de tratamiento

para claritromicina.

** En algunos de los reportes de rabdomiólisis, se administró claritromicina concomitantemente con otros medicamentos conocidos por estar asociados con rabdomiólisis (como estatinas, fibratos, colchicina o alopurinol).

1 Reacciones adversas al medicamento reportadas únicamente para la formulación Polvo para Reconstituir a Solución Intravenosa Inyectable.

2 Reacciones adversas al medicamento reportadas únicamente para la formulación Tabletas de Liberación Prolongada.

3 Reacciones adversas al medicamento reportadas únicamente para la formulación Gránulos para Suspensión Oral.

4 Reacciones adversas al medicamento reportadas únicamente para la formulación Tabletas de Liberación Inmediata.

Existen reportes raros de tabletas de LP de claritromicina en las heces, de los cuales muchos se han presentado en pacientes con trastornos gastrointestinales anatómicos (que incluyen ileostomía o colostomía) o funcionales con reducción del tiempo del tránsito intestinal. En varios reportes, los residuos de tabletas se encontraron en la diarrea. Se recomienda que los pacientes que experimenten residuos de tableta en las heces sin ninguna mejoría en su condición deben cambiar a una formulación de claritromicina diferente (por ejemplo, suspensión) u otro antibiótico. Se espera que la frecuencia, el tipo y la gravedad de las reacciones adversas en los niños sean los mismos que en los adultos.

Pacientes Inmunocomprometidos: En pacientes con SIDA y otros pacientes inmunocomprometidos tratados con las dosis más altas de claritromicina durante períodos largos para infecciones micobacterianas, a menudo era difícil distinguir los eventos adversos posiblemente asociados con la administración de claritromicina de los signos subyacentes de la enfermedad del VIH o de enfermedades intercurrentes. En pacientes adultos, los eventos adversos reportados con mayor frecuencia por pacientes tratados con dosis diarias totales de 1000 mg de claritromicina fueron: náuseas, vómito, disgeusia, dolor abdominal, diarrea, erupción cutánea, flatulencia, cefalea, estreñimiento, problemas auditivos, aumentos en la transaminasa glutámico-oxaloacética sérica (SGOT) y transaminasa glutámico pirúvica sérica (SGPT). Los eventos adicionales de baja frecuencia incluyeron disnea, insomnio y boca seca. En estos pacientes inmunocomprometidos se realizaron evaluaciones de los resultados de exámenes de laboratorio analizando los valores fuera del nivel seriamente anormal (es decir, los límites superior o inferior extremos) del examen específico. Con base en estos criterios, aproximadamente el 2 al 3% de estos pacientes que recibieron 1000 mg de claritromicina diarios presentaron niveles de SGOT y SGPT elevados seriamente anormales, y recuentos anormalmente bajos de glóbulos blancos y plaquetas. Un porcentaje menor de pacientes también presentó niveles elevados de nitrógeno ureico en sangre.

KLARICID®

KLARICID® 500 mg

El tratamiento con antimicrobianos, como claritromicina, para la infección por H. pylori podría seleccionar microorganismos resistentes al medicamento.

KLARICID®

Los médicos no deben prescribir claritromicina a mujeres embarazadas sin evaluar cuidadosamente los beneficios con respecto al riesgo, especialmente durante los primeros tres meses del embarazo. Al igual que con otros antibióticos, el uso prolongado podría producir colonización con aumento en el número de bacterias y hongos no sensibles. Si se presentan superinfecciones, se debe implementar un tratamiento apropiado. Claritromicina se excreta principalmente a través del hígado. Por lo tanto, se debe tener precaución al administrar el antibiótico a pacientes con deterioro de la función hepática. También se debe tener precaución cuando se administre claritromicina a pacientes con insuficiencia renal moderada a grave. Se recomienda precaución en pacientes con insuficiencia renal grave. Se ha reportado disfunción hepática con claritromicina, incluido aumento de las enzimas hepáticas y hepatitis hepatocelular y/o colestásica, con o sin ictericia. Esta disfunción hepática podría ser grave y normalmente es reversible. En algunos casos se ha reportado insuficiencia hepática con desenlace fatal y generalmente se ha asociado con enfermedades subyacentes serias y/o medicamentos concomitantes. Se debe interrumpir inmediatamente claritromicina si aparecen signos y síntomas de hepatitis, como anorexia, ictericia, orina oscura, prurito o dolor a la palpación en el abdomen. Se ha reportado colitis pseudomembranosa con casi todos los medicamentos antibacterianos, incluidos los macrólidos, y su gravedad puede variar de leve a potencialmente mortal. Se ha reportado diarrea asociada a Clostridium difficile (DACD) con el uso de casi todos los medicamentos antibacterianos, incluida claritromicina, y su gravedad puede variar desde diarrea leve hasta colitis mortal. El tratamiento con medicamentos antibacterianos altera la flora normal del colon, lo cual puede producir sobreproliferación de C. difficile. La DACD debe considerarse en todos los pacientes que presentan diarrea después del uso de antibióticos. Se requiere una anamnesis cuidadosa, pues se ha reportado que la DACD se presenta más de dos meses después de la administración de medicamentos antibacterianos.

Colchicina: Existen reportes poscomercialización de toxicidad de colchicina con el uso concomitante de claritromicina y colchicina, especialmente en adultos mayores, algunos casos se presentaron en pacientes con insuficiencia renal. Se han reportado muertes en algunos de dichos pacientes (ver interacciones). La administración concomitante de claritromicina y colchicina está contraindicada (ver contraindicaciones). Se recomienda precaución en la administración concomitante de claritromicina y triazolobenzodiazepinas como triazolam, y midazolam intravenoso u bucomucoso (ver interacciones).

Eventos Cardiovasculares: Se ha observado prolongación de la repolarización cardíaca y el intervalo QT que produce riesgo de desarrollar arritmias cardíacas y torsades de pointes, en el tratamiento con macrólidos, incluida claritromicina (ver reacciones adversas). Por lo tanto, debido a que las siguientes situaciones podrían generar mayor riesgo de arritmias ventriculares (incluida torsades de pointes), claritromicina debe utilizarse con precaución en los siguientes casos:

  • Pacientes con enfermedad de las arterias coronarias, insuficiencia cardíaca grave, trastornos de la conducción o bradicardia clínicamente relevante.
  • Pacientes con trastornos electrolíticos como hipomagnesemia. No debe administrarse claritromicina a pacientes con hipopotasemia (ver contraindicaciones).
  • Pacientes que toman concomitantemente otros medicamentos asociados con la prolongación del intervalo QT (ver interacciones).
  • La administración concomitante de claritromicina con astemizol, cisaprida, pimozida y terfenadina está contraindicada (ver contraindicaciones).
  • No debe utilizarse claritromicina en pacientes con prolongación del intervalo QT congénita o adquirida documentada o antecedentes de arritmia ventricular (ver contraindicaciones).

Los estudios epidemiológicos que investigaron el riesgo de desenlaces cardiovasculares adversos con macrólidos han mostrado resultados variables. Algunos estudios de observación han identificado un riesgo raro a corto plazo de arritmia, infarto de miocardio y mortalidad cardiovascular, asociado con los macrólidos, incluida claritromicina. Se debe realizar un balance entre estos hallazgos y los beneficios del tratamiento cuando se prescribe claritromicina.

Neumonía: En vista de la resistencia emergente de Streptococcus pneumoniae a los macrólidos, es importante realizar pruebas de sensibilidad cuando se prescriba claritromicina para la neumonía adquirida en la comunidad. En la neumonía adquirida en el entorno hospitalario, claritromicina debe utilizarse en combinación con antibióticos adicionales apropiados.

Infecciones de la Piel y los Tejidos Blandos de Gravedad Leve a Moderada: Estas infecciones son causadas generalmente por Staphylococcus aureus y Streptococcus pyogenes, los cuales pueden ser resistentes a los macrólidos. Por lo tanto, es importante realizar pruebas de sensibilidad. En los casos en que no se pueden utilizar antibióticos betalactámicos (por ejemplo, alergia), otros antibióticos como clindamicina, podrían ser el medicamento de primera elección. Actualmente, se considera que los macrólidos únicamente desempeñan un papel en algunas infecciones de la piel y los tejidos blandos, como las causadas por Corynebacterium minutissimum, acné vulgaris y erisipela, y en situaciones en las que no se puede utilizar tratamiento con penicilina. En el caso de reacciones de hipersensibilidad agudas graves, como anafilaxia, y reacciones adversas cutáneas graves (RACG) (por ejemplo, pustulosis exantemática aguda generalizada (PEAG), síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica y erupción por medicamentos con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS)), debe interrumpirse inmediatamente el tratamiento con claritromicina e iniciarse urgentemente un tratamiento apropiado.

Se recomienda precaución en relación con la administración concomitante de claritromicina con otros fármacos ototóxicos, especialmente con los aminoglucósidos. Se debe monitorizar la función vestibular y auditiva durante y después del tratamiento Claritromicina debe utilizarse con precaución cuando se administra simultáneamente con medicamentos que inducen la enzima citocromo CYP3A4 (ver interacciones). También se debe prestar atención a la posibilidad de resistencia cruzada entre claritromicina y otros medicamentos macrólidos, lincomicina y clindamicina.

Inhibidores de la HMG-CoA Reductasa (Estatinas): El uso concomitante de claritromicina con lovastatina o simvastatina está contraindicado (ver contraindicaciones). Se debe tener precaución cuando se prescriba claritromicina con otras estatinas. Se ha reportado rabdomiólisis en pacientes que toman claritromicina y estatinas. Se debe supervisar a los pacientes para detectar signos y síntomas de miopatía. En situaciones donde no se puede evitar el uso concomitante de claritromicina con estatinas, se recomienda prescribir la dosis más baja registrada de la estatina. Puede considerarse el uso de una estatina que no dependa del metabolismo de CYP3A (por ejemplo, fluvastatina) (ver interacciones).

Hipoglucemiantes Orales/Insulina: El uso concomitante de claritromicina e hipoglucemiantes orales (como sulfonilureas) y/o insulina puede producir hipoglucemia significativa. Se recomienda un control cuidadoso de la glucosa.

Anticoagulantes Orales: Existe el riesgo de hemorragia grave y aumentos significativos en el índice internacional normalizado (ÍIN) y el tiempo de protrombina cuando se administra claritromicina concomitantemente con warfarina. El ÍIN y el tiempo de protrombina deben controlarse frecuentemente mientras los pacientes reciben claritromicina y anticoagulantes orales de manera simultánea.

Excipientes:

Claritromicina Gránulos Para Suspensión Oral (suspensión pediátrica) contiene sacarosa. Los pacientes con problemas hereditarios de intolerancia a la fructosa, malabsorción de glucosa-galactosa o insuficiencia de sacarasa-isomaltasa, no deben tomar este medicamento. Cuando se prescriba a pacientes diabéticos, se debe tener en cuenta el contenido de sacarosa.

Claritromicina Tabletas de Liberación Modificada y Claritromicina Tabletas de Liberación Prolongada contienen lactosa. Los pacientes con problemas hereditarios raros de intolerancia a la galactosa, deficiencia de lactasa de Lapp o malabsorción de glucosa galactosa, no deben tomar este medicamento.

Claritromicina Tabletas de Liberación Modificada contiene 15,3 mg de sodio por tableta. Si los pacientes reciben dos tabletas de liberación modificada una vez al día, se debe considerar la cantidad de sodio resultante (en total 30,6 mg por dosis) para los pacientes con una dieta controlada en sodio.

KLARICID®

El uso de los siguientes medicamentos está estrictamente contraindicado debido a los posibles efectos graves de interacciones medicamentosas:

Cisaprida, Pimozida, Astemizol y Terfenadina: Se han reportado niveles elevados de cisaprida en pacientes que reciben claritromicina y cisaprida concomitantemente. Esto podría producir prolongación del intervalo QT y arritmias cardíacas, incluidas taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsades de pointes. Se han observado efectos similares en pacientes que toman claritromicina y pimozida concomitantemente (ver contraindicaciones). Se ha reportado que los macrólidos alteran el metabolismo de la terfenadina, lo que produce un aumento en los niveles de terfenadina que ocasionalmente se ha asociado con arritmias cardíacas como prolongación del intervalo QT, taquicardia ventricular, fibrilación ventricular y torsades de pointes (ver contraindicaciones). En un estudio en 14 voluntarios sanos, la administración concomitante de claritromicina y terfenadina produjo aumento de dos a tres veces en el nivel sérico del metabolito ácido de terfenadina y prolongación del intervalo QT, lo cual no produjo ningún efecto clínicamente detectable. Se han observado efectos similares con la administración concomitante de astemizol y otros macrólidos.

Alcaloides Ergóticos: Los reportes poscomercialización indican que la administración concomitante de claritromicina con ergotamina o dihidroergotamina se ha asociado con toxicidad ergótica aguda caracterizada por vasoespasmo, e isquemia de las extremidades y otros tejidos, incluido el sistema nervioso central. La administración concomitante de claritromicina y alcaloides ergóticos está contraindicada (ver contraindicaciones).

Midazolam Oral: Cuando se administró midazolam concomitantemente con tabletas de claritromicina (500 mg dos veces al día), el AUC de midazolam aumentó 7 veces después de la administración oral de midazolam. La administración concomitante de midazolam oral y claritromicina está contraindicada. (ver contraindicaciones)

Inhibidores de la HMG-CoA Reductasa (Estatinas): El uso concomitante de claritromicina con lovastatina o simvastatina está contraindicado (ver contraindicaciones) debido a que estas estatinas son extensamente metabolizadas por CYP3A4 y el tratamiento concomitante con claritromicina aumenta su concentración plasmática, lo cual aumenta el riesgo de miopatía, incluida rabdomiólisis. Se han recibido reportes de rabdomiólisis en pacientes que toman claritromicina de forma concomitante con estas estatinas. Si no se puede evitar el tratamiento con claritromicina, se debe suspender la administración de lovastatina o simvastatina durante el curso del tratamiento. Se debe tener precaución cuando se prescriba claritromicina con estatinas. En situaciones donde no se puede evitar el uso concomitante de claritromicina con estatinas, se recomienda prescribir la dosis más baja registrada de la estatina. Puede considerarse el uso de una estatina que no dependa del metabolismo de CYP3A (por ejemplo, fluvastatina). Se debe supervisar a los pacientes para detectar signos y síntomas de miopatía.

Efectos de Otros Medicamentos sobre Claritromicina: Los medicamentos que son inductores de CYP3A (por ejemplo, rifampicina, fenitoína, carbamazepina, fenobarbital, hierba de San Juan) podrían inducir el metabolismo de claritromicina. Esto puede producir niveles subterapéuticos de claritromicina que reducen la eficacia. Además, podría ser necesario controlar los niveles plasmáticos del inductor de CYP3A que podrían aumentar debido a la inhibición de CYP3A por parte de claritromicina (ver también la información del producto relevante para el inhibidor de CYP3A4 administrado). La administración concomitante de rifabutina y claritromicina aumentó los niveles séricos de rifabutina y disminuyó los de claritromicina, y aumentó el riesgo de uveítis. Se sabe o se sospecha que los siguientes medicamentos afectan las concentraciones circulantes de claritromicina; podría requerirse un ajuste de la dosis de claritromicina o considerar tratamientos alternativos.

Efavirenz, Nevirapina, Rifampicina, Rifabutina y Rifapentina: Los potentes inductores del sistema metabólico del citocromo P450 como efavirenz, nevirapina, rifampicina, rifabutina y rifapentina podrían acelerar el metabolismo de claritromicina y, por lo tanto, disminuir los niveles plasmáticos de claritromicina mientras aumentan los de 14(R)-hidroxiclaritromicina (14-OH-claritromicina), un metabolito que también es microbiológicamente activo. Debido a que las actividades microbiológicas de claritromicina y 14 OH-claritromicina son diferentes para diferentes bacterias, el efecto terapéutico previsto podría verse afectado durante la administración concomitante de claritromicina e inductores enzimáticos.

Etravirina: Etravirina disminuyó la exposición a claritromicina; sin embargo, aumentó las concentraciones del metabolito activo 14-OH-claritromicina. Debido a que 14-OH claritromicina tiene actividad reducida contra el complejo Mycobacterium avium (CMA), la actividad global contra este patógeno podría alterarse; por lo tanto, deben considerarse alternativas a claritromicina para el tratamiento de infecciones producidas por CMA.

Fluconazol: La administración concomitante de 200 mg diarios de fluconazol y 500 mg de claritromicina dos veces al día a 21 voluntarios sanos aumentó la media de la concentración mínima en estado estacionario (Cmin) y el área bajo la curva (AUC) de claritromicina en un 33% y 18% respectivamente. La concentración en estado estacionario del metabolito activo 14-OH claritromicina no se vio afectada significativamente por la administración concomitante de fluconazol. No es necesario ajustar la dosis de claritromicina.

Ritonavir: Un estudio farmacocinético demostró que la administración concomitante de 200 mg de ritonavir cada ocho horas y 500 mg de claritromicina cada 12 horas produjo inhibición marcada del metabolismo de claritromicina. La Cmáx de claritromicina aumentó en un 31%, la Cmin aumentó en un 182% y el AUC aumentó en un 77% con la administración concomitante de ritonavir. Se observó inhibición esencialmente completa de la formación de 14-OH claritromicina. Debido a la gran ventana terapéutica de claritromicina, no es necesario reducir la dosis en pacientes con función renal normal. Sin embargo, para los pacientes con insuficiencia renal, deben considerarse los siguientes ajustes de dosis: para pacientes con CLCR de 30 a 60 ml/min la dosis de claritromicina debe reducirse en un 50% y para pacientes con CLCR menor a 30 ml/min la dosis de claritromicina debe reducirse en un 75%. No deben administrarse dosis de claritromicina superiores a 1 g/día concomitantemente con ritonavir. Se deben considerar ajustes de dosis similares en pacientes con deterioro de la función renal cuando se utiliza ritonavir como potenciador farmacocinético con otros inhibidores de la proteasa del VIH, incluidos atazanavir y saquinavir (ver más adelante Interacciones farmacológicas Bidireccionales).

Efecto de Claritromicina sobre Otros Medicamentos

Antiarrítmicos: Existen reportes poscomercialización de torsades de pointes con el uso simultáneo de claritromicina y quinidina o disopiramida. Se deben controlar los electrocardiogramas para detectar prolongación del intervalo QT corregido durante la administración concomitante de claritromicina con estos medicamentos. Se deben controlar los niveles séricos de estos medicamentos durante el tratamiento con claritromicina. Existen reportes poscomercialización de hipoglucemia con la administración concomitante de claritromicina y disopiramida. Por lo tanto, se deben controlar los niveles de glucosa en sangre durante la administración concomitante de claritromicina y disopiramida.

Hipoglucemiantes Orales/Insulina: Con ciertos medicamentos hipoglucemiantes como nateglinida y repaglinida, claritromicina podría inhibir la enzima CYP3A, y podría presentarse hipoglucemia cuando se utilizan concomitantemente. Se recomienda controlar cuidadosamente la glucosa.

Interacciones Basadas en CYP3A: La administración concomitante de claritromicina, conocida por inhibir CYP3A, y un medicamento metabolizado principalmente por CYP3A, podría asociarse con aumentos en las concentraciones de los medicamentos que podrían incrementar o prolongar los efectos terapéuticos y adversos del medicamento concomitante. Claritromicina debe utilizarse con precaución en pacientes bajo tratamiento con otros medicamentos sustratos de la enzima CYP3A, especialmente si el sustrato de CYP3A tiene un estrecho margen de seguridad (por ejemplo, carbamazepina) y/o si el substrato es metabolizado extensamente por esta enzima. Podrían considerarse ajustes de dosis, y cuando sea posible, deben controlarse cuidadosamente las concentraciones séricas de los medicamentos metabolizados principalmente por CYP3A en pacientes que reciben claritromicina simultáneamente. Se sabe o se sospecha que los siguientes medicamentos o clases de medicamentos son metabolizados por la misma isoenzima CYP3A: alprazolam, astemizol, carbamazepina, cilostazol, cisaprida, ciclosporina, disopiramida, alcaloides ergóticos, lovastatina, metilprednisolona, midazolam, omeprazol, anticoagulantes orales (por ejemplo, warfarina), antipsicóticos atípicos (por ejemplo, quetiapina), pimozida, quinidina, rifabutina, sildenafilo, simvastatina, tacrolimus, terfenadina, triazolam y vinblastina. Sin embargo, esta lista no es exhaustiva. Los medicamentos que interactúan mediante mecanismos similares a través de otras isoenzimas dentro del sistema del citocromo P450 incluyen fenitoína, teofilina y valproato.

Omeprazol: Se administró claritromicina (500 mg cada 8 horas) en combinación con omeprazol (40 mg diarios) a adultos sanos. Las concentraciones plasmáticas en estado estacionario de omeprazol aumentaron (le Cmáx, el AUC0-24 y la semivida (t1/2) aumentaron en un 30%, 89% y 34%, respectivamente) debido a la administración concomitante de claritromicina. La media del pH gástrico a las 24 horas fue 5,2 cuando se administró omeprazol solo y 5,7 cuando se administró omeprazol concomitantemente con claritromicina.

Sildenafilo, Tadalafilo y Vardenafilo: Cada uno de estos inhibidores de la fosfodiesterasa es metabolizado, al menos en parte, por CYP3A, y la administración concomitante de claritromicina podría inhibir la CYP3A. La administración concomitante de claritromicina con sildenafilo, tadalafilo o vardenafilo probablemente aumentaría la exposición al inhibidor de la fosfodiesterasa. Debe considerarse la reducción de las dosis de sildenafilo, tadalafilo y vardenafilo cuando se administran concomitantemente con claritromicina.

Teofilina, Carbamazepina: Los resultados de los estudios clínicos indican que se presentó un aumento modesto, pero estadísticamente significativo (p ≤ 0,05) en los niveles circulantes de teofilina o carbamazepina cuando se administraron concomitantemente con claritromicina. Tolterodina La principal vía metabólica de tolterodina es a través de la isoforma 2D6 del citocromo P450 (CYP2D6). Sin embargo, en un subgrupo de la población desprovista de CYP2D6, la vía metabólica identificada es a través de CYP3A. En este subgrupo de la población, la inhibición de CYP3A produce concentraciones séricas de tolterodina significativamente mayores. Podría requerirse un aumento en la dosis de tolterodina en presencia de inhibidores de CYP3A, como claritromicina, en la población con metabolizadores lentos de CYP2D6.

Triazolobenzodiazepinas (Por Ejemplo, Alprazolam, Midazolam, Triazolam): Cuando se administró midazolam concomitantemente con tabletas de claritromicina (500 mg dos veces al día), el AUC de midazolam aumentó 2,7 veces después de la administración intravenosa de midazolam. Si se administra midazolam intravenoso concomitantemente con claritromicina, se debe supervisar estrictamente al paciente para permitir un ajuste de la dosis. La administración de midazolam por vía bucomucosa, que podría evitar la eliminación presistémica del medicamento, probablemente producirá una interacción similar a la observada después de la administración de midazolam por vía intravenosa en vez de la administración oral. También se deben tener las mismas precauciones con otras benzodiazepinas metabolizadas por CYP3A, incluido triazolam y alprazolam. Para las benzodiacepinas cuya eliminación no depende de CYP3A (temazepam, nitrazepam, lorazepam), es poco probable que se produzca una interacción clínicamente importante con claritromicina. Existen reportes poscomercialización de interacciones medicamentosas y efectos sobre el sistema nervioso central (SNC) (por ejemplo, somnolencia y confusión) con el uso concomitante de claritromicina y triazolam. Se sugiere supervisar al paciente para detectar aumento en los efectos farmacológicos sobre el SNC.

Otras Interacciones Medicamentosas:

Colchicina: Colchicina es un sustrato para CYP3A y el transportador de salida glicoproteína P (Pgp). Se sabe que claritromicina y otros macrólidos inhiben la isoenzima CYP3A y la Pgp. Cuando claritromicina y colchicina se administran juntas, la inhibición de la Pgp y/o CYP3A por parte de claritromicina podría aumentar la exposición a colchicina. El uso concomitante de claritromicina y colchicina está contraindicado (ver contraindicaciones y advertencias y precauciones).

Digoxina: Se cree que digoxina es un sustrato del transportador de salida glicoproteína P (Pgp). Se sabe que claritromicina inhibe la Pgp. Cuando claritromicina y digoxina se administran juntas, la inhibición de la Pgp por parte de claritromicina podría aumentar la exposición a digoxina. También se han reportado aumentos en las concentraciones séricas de digoxina en pacientes que reciben claritromicina y digoxina concomitantemente, en la vigilancia poscomercialización. Algunos pacientes han presentado signos clínicos consistentes con toxicidad por digoxina, incluidas arritmias potencialmente mortales. Se deben controlar cuidadosamente las concentraciones séricas de digoxina mientras los pacientes reciben digoxina y claritromicina simultáneamente.

Zidovudina: La administración oral simultánea de tabletas de claritromicina y zidovudina a pacientes adultos infectados por VIH podría disminuir las concentraciones en estado estacionario de zidovudina. Debido a que claritromicina parece interferir con la absorción de zidovudina oral administrada simultáneamente, esta interacción puede evitarse en gran medida al escalonar las dosis de claritromicina y zidovudina para permitir un intervalo de 4 horas entre cada medicamento. Al parecer esta interacción no ocurre en pacientes pediátricos infectados por VIH que toman la suspensión de claritromicina con zidovudina o dideoxiinosina. No es probable que se presente esta interacción cuando se administra claritromicina mediante perfusión intravenosa.

Fenitoína y Valproato: Existen reportes espontáneos o publicados de interacciones de inhibidores de CYP3A, incluida claritromicina con medicamentos que no se cree que sean metabolizados por CYP3A (por ejemplo, fenitoína y valproato). Se recomienda determinar el nivel sérico de estos medicamentos cuando se administran concomitantemente con claritromicina. Se ha reportado aumento en los niveles séricos.

Interacciones Medicamentosas Bidireccionales

Atazanavir: Tanto claritromicina como atazanavir son sustratos e inhibidores de CYP3A, y existe evidencia de interacción medicamentosa bidireccional. La administración concomitante de claritromicina (500 mg dos veces al día) con atazanavir (400 mg una vez al día) produjo un aumento del doble en la exposición a claritromicina y una disminución del 70% en la exposición a 14-OH-claritromicina, con un aumento del 28% en el AUC de atazanavir. Debido a la gran ventana terapéutica de claritromicina, no es necesario reducir la dosis en pacientes con función renal normal. Para pacientes con función renal moderada (depuración de creatinina de 30 a 60 ml/min), la dosis de claritromicina debe reducirse en un 50%. Para pacientes con depuración de creatinina menor a 30 ml/min, la dosis de claritromicina debe disminuirse en un 75% utilizando una formulación de claritromicina apropiada. No deben administrarse dosis de claritromicina superiores a 1000 mg por día concomitantemente con inhibidores de la proteasa.

Bloqueadores de los Canales de Calcio: Se recomienda precaución en la administración concomitante de claritromicina y bloqueadores de los canales de calcio metabolizados por CYP3A4 (por ejemplo, verapamilo, amlodipino, diltiazem) debido al riesgo de hipotensión. Las concentraciones plasmáticas de claritromicina y de bloqueadores de los canales de calcio podrían aumentar debido a la interacción. Se ha observado hipotensión, bradiarritmias y acidosis láctica en pacientes que toman claritromicina y verapamilo concomitantemente.

Itraconazol: Tanto claritromicina como itraconazol son sustratos e inhibidores de CYP3A, lo produce interacción medicamentosa bidireccional. Claritromicina podría aumentar los niveles plasmáticos de itraconazol, e itraconazol podría aumentar los de claritromicina. Se debe supervisar estrictamente a los pacientes que toman itraconazol y claritromicina concomitantemente para detectar signos o síntomas de un aumento o prolongación del efecto farmacológico.

Saquinavir: Tanto claritromicina como saquinavir son sustratos e inhibidores de CYP3A, y existe evidencia de interacción medicamentosa bidireccional. La administración concomitante de claritromicina (500 mg dos veces al día) y saquinavir (cápsulas de gelatina blandas, 1200 mg tres veces al día) a 12 voluntarios sanos produjo valores de AUC y Cmáx en estado estacionario de saquinavir que fueron 177% y 187% mayores a los observados con saquinavir solo. Los valores de AUC y Cmáx de claritromicina fueron aproximadamente 40% mayores a los observados con claritromicina sola. No se requieren ajustes de la dosis cuando los dos medicamentos se administran concomitantemente durante un tiempo limitado a las dosis/formulaciones estudiadas. Las observaciones de los estudios de interacciones medicamentosas que utilizan la formulación de cápsulas de gelatina blandas podrían no representar los efectos observados utilizando las cápsulas de gelatina duras de saquinavir. Las observaciones de los estudios de interacciones medicamentosas realizados con saquinavir solo podrían no representar los efectos observados con el tratamiento con saquinavir/ritonavir. Cuando se administra saquinavir concomitantemente con ritonavir, se deben considerar los posibles efectos de ritonavir sobre claritromicina (ver interacciones).